La gran batalla del hip-hop; por Cat Scratcho

Ilustración: Bryan Dvniel

Por: Cat Scratcho/ Príncipe de los gatos

Sin tener una fecha exacta de cómo fue mi primer acercamiento al hip-hop, podemos calcular, que han pasado unos 15 años entre la primera vez que escuché un boom bap o un scratch, hasta el día de hoy.
Ha sido un largo trajín y durante esos ires y venires de la vida, he tenido la fortuna de ser testigo del crecimiento, la evolución y varios tropiezos del hip-hop en nuestro país.

Entender una vida que aún está creciendo, no es fácil, pues no existe registro completo de todo ese ciclo. Se juzga mucho.

Recuerdo justo hace un año, subiendo las escaleras de uno de mis lugares favoritos; Arena México, entrando a un palco donde había bebida gratis, comida y muchas celebridades e influencers; todos reaccionando a cada punchline de los participantes. Estaba en la final de uno de los mejores enfrentamientos donde, por fin, vimos coronarse a Aczino.

Lo primero que llegó a mi cabeza fue: wow, hasta aquí nos ha traído el rap. Y ok, pudieras pensar que ese palco, o el recinto en total, estaba lleno de puros villamelones a los que nunca ves en eventos reales o que no están “constantemente apoyando la escena” pero eso no demerita lo realmente importante que es que la Arena estaba llena porque el rap se ha colado en muchos lados.

Ahora este género forma parte del imaginario popular y dejó de ser sólo para los más clavados. Ya es algo cool; el país entero puso los ojos en esto como nunca antes se había hecho. Eso es de celebrarse.

Cuando comenzaron las Batallas de Gallos, aún cuando estaban en poder de Red Bull, sólo eran para un nicho, para unos cuantos. Ahora, esto, que ya es un suceso, atrae cada vez a más gente, que quizá, no escucha rap en su vida diaria y eso ¡NO ESTÁ MAL!

Seguro también te quejas del trap.

La explosión que hubo hace un par de años con los distintos formatos de batallas escritas, comenzó a hacer mella en la escena del hip-hop y se hizo controversia: ¿qué tanto afecta a la escena musical que la gente se enfoque demasiado en los concursos?

En mi experiencia puedo decir que NADA, todo lo contrario, simplemente es otra vertiente. La música nunca se ha ido, nunca se ira, ya paremos con ese discurso. Este tipo de eventos tampoco es como que roben la atención de la música y esa es la parte importante. El rap como tal. Que se ha estado abriendo camino

La gente se queja de que “es que los MCs que batallan sólo se enfocan en eso y el hip-hop se pierde” y pues bueno, si el MC se decide enfocar en eso y desarrolle su talento en escribir para batallar es su decisión. Que no escriba canciones no es algo malo, simplemente es su decisión.

Por otro lado, el argumento de que estos MCs no crean nada importante también está completamente loco. Sin importar el formato de batalla de la liga que se escoja, el rapero tiene que desarrollar 3 rounds. Partiendo de la investigación del rival, la posible reacción del público y cómo el magńanimo consejo del hip-hop nacional lo pueda o no juzgar. Claro, hay quien lo hace bien y también hay quien busca la manera fácil pero, eso no demerita el talento y la presión que esto pueda significar para un rapero.

En un disco o una canción, puedes darte cierto lujo de tener tu momentos de introspección o simplificar un poco tu concepto, porque trabajas en conjunto con la música y eso lo hace más fácil.

El MC de batalla tiene que pensar y trabajar para que cada uno de sus remates sean, además de contundentes, bien desarrollado y si a eso le sumas la animosidad que pueda existir en su rival pues, la presión aumenta. Es otro tipo de arte. Otro tipo de creación y otro enfoque, así deberíamos considerarlo.

Claro que esos eventos van a recibir más atención que los conciertos o shows porque ya son un mundo por sí solos y están llenos de marcas pero igual…al final sigue basándose en un DJ y un MC rapeando.

Ya estamos en el 2018 y, por fin, podemos escuchar infinidad de variedad musical y mucho hip-hop. Así que, podemos dejarnos de discursos tontos sobre el rap y su solemnidad. La música no tiene porque seguir a rajatabla lineamientos preestablecidos o lo que sea que penemos.

El rap busca abrirle camino y seguirá haciéndolo no importa como. En su momento era bailar con el breakdance, o cuando se empezó a fusionar con ritmos tradicionales y populares. Ahora son las batallas y los enfrentamientos, el hip-hop no es competencia, el hip-hop es fusión. El hip-hop es la vida abriéndose camino sea como sea, acéptemoslo como tal.

Acerca del autor: adminvenenx