El perreo no se crea ni se destruye: MalianteoMX

Ilustración por: Bryvn Dvniel

Texto por: Dembow Lord

Alguna vez se han preguntado, ¿en qué momento de su vida dijeron que odiaban el reggaeton o porqué? Por ahí del año 2004 estaba a media secundaria, con mi cuenta de Hi5, mi Sony Ericsson con gif’s de Absolut Vodka, fotos de Mónica Murillo y todo eso, clásico de la década; como las imágenes de “Anti-Reggaeton”. Así es, y es de humanos hacer, decir, y pensar pendejadas. Ni modo. También de eso salió MalianteoMx.

En aquel entonces, iba distraído con música de Nach, SFDK, Doble V, Boca Floja, Akil Ammar. En fin, yo era chamaco aferrado a la cultura hip-hop y quienes llevaban un buen rato en esa tribu urbana, decían que el rap era conciencia, y para ellos, el reggaeton no era parte de esta.

En mi colonia ya llevaba mucho tiempo sonando eso que ahora conocemos como reggaeton del viejo y sabía que me gustaba; a escondidas lo escuchaba pero me sentía un hipócrita, un infiel a los ideales. Un día, en aquel entonces, como ángel bajado del cielo, apareció un rapero del área llamado Big Metra que la rompía con “La Crema” y “Desnudate”, con mi cara de KHEEEEBERGA pensé ¿cómo este cabrón es tan bueno haciendo rap y reggaeton al mismo tiempo?

Era el héroe del barrio, el mesías que esos morros que como yo necesitaban para salir de su miseria intolerante.

Escúchate este soundtrack de carnita asada

Pasaron los años y todo fue transformándose, surgieron los grupos o combos, esos que aparecen en el documental de Vice o en los vídeos de Pachanga Productions, la devoción a San Judas Tadeo, la llegada del cumbiatón, la violencia, los inhalantes y la tragedia del New’s Divine que llevó al cierre de lugares.

Esto, entre otras cosas, desviaron mi atención para descubrir nuevos horizontes, dando paso a mis pruebas, desde el Fidget House al Techno, las fiestas de COC4INE y Sicario, volviendo a dejar mi gusto culposo, para enrolarme en la mamoneria de esa época donde tenías que verte bien para las fotos de alguna fiesta en la colonia Condesa, donde más gente mamona y posadora se reunía.

Uno de esos días del 2016, con mi pareja, en un momento de crisis económica y necesidad de creación, encontramos esa idea que muchos buscan a la mitad de sus 20’s; vivir de lo que más nos gusta y le llamamos MalianteoMX.

Trabajamos en ese ideal, para que diferentes grupos pudieran encontrar comunión, porque el perreo en estos tiempos se ha convertido en una utopía que nos hace a todos iguales, es puro en su esencia simple de discernir, de lo único que depende es del goce de sus practicantes.

MalianteoMX es ese servicio con todas las cualidades necesarias, ¿quién dice que un buen perreo no cura todos los males?

Hoy, ya han pasado casi dos años de eso y hemos logrado muchísimo con un género que sólo buscaba relatar nuestra realidad.

Ahora tenemos la aceptación del público aún de aquellos que crecieron con prejuicios musicales. Descubrimos a cientos de reggaetoneros de closet.

A cada uno de nuestros asistentes queremos sembrarle un sentimiento de “orgullo latino” en cada evento; que como cualquier otro negocio y servicio, es planeado a detalle para que de frutos, que crezca con el empeño y ese amor que le dedicamos.

Entre nuestras filas hemos tenido a los mejores talentos, Perreo Pesado, Pablito Mix, Alan Rosales, Uzielito Mix, DJ Antna, DJ tona, DJ Bulbo, T.Y, Oly, LAO y hasta al maestro: Big Metra, además de muchos otros no menos importantes, quienes contribuyen a que nuestro camino siga el curso y a quienes agradecemos mucho. Con todos ellos llevando el perreo a lugares iconos de la vida nocturna de la CDMX; desde una academia de arte, hasta el mítico Teatro Fru-Fru, invitando a Bianca Oblivion y a DJ Playero para que sepan lo que es hacer bailar a nuestros fieles, porque fiestas de reggaeton pueden haber muchas, pero nada como un “Malianteo” y para muchos exponentes, es todo un gusto poder presentarse en uno.

Ya somos parte de la vida nocturna de la ciudad, hacemos honor a nuestra cultura latina y recibimos personas de muchas partes del mundo.

 

Acerca del autor: Staff