La gota que derramó el perreo

  Ilustración: Bryvn Dvniel Seguramente te ha tocado ver esa cara de estupefacción y asco que algunos ponen cuando dices: “sí, me gusta el perreo, ¿y qué?” Los abuelos se persignan. Pues bueno, yo era uno de ellos. Por arrogancia, por mamonería, negaba todo acercamiento al trap y este tipo de ritmos. Me aferraba a la santa imagen de mis bandas preferidas. Una tarde, al salir del trabajo, mi teléfono […]